miércoles, 20 de julio de 2016

La revista RECERCA obtiene el sello de calidad científica de la FECYT


RECERCA. Revista de Pensament i Anàlisi, publicación semestral del Departamento de Filosofía y Sociología de la Universidad Jaume I acaba de obtener el prestigioso sello de calidad dentro de la “V Convocatoria de evaluación de la calidad editorial y científica de las revistas científicas españolas” otorgado por la FECYT.

RECERCA es una publicación semestral que aborda, desde una perspectiva filosófica y sociológica crítica, temáticas de máxima actualidad en el campo de las ciencias sociales. RECERCA constituye una publicación académica que busca promocionar la difusión de textos de alto nivel académico y de máximo rigor teórico, siendo una revista de acceso abierto, gratuito e inmediato tras la publicación de cada número. La rigurosidad de los textos es promovida a través de la instauración de la doble revisión ciega por pares. Un sistema incorporado en el 2012 a través del sistema OJS.

La revista, que lleva publicándose con un monográfico anual desde su origen en 1990, ha pasado a ser de publicación semestral desde el año 2014.

RECERCA está actualmente indexada en Humanities Source Publications, Fuente Académica Premier, Emerging Sources Citation Index (Thomson Reuters), Philosopher´s Index, Erih-Plus, CIRC (categoría B Área de Ciencias Humanas), e-revist@s, DOAJ y Latindex.

jueves, 14 de julio de 2016

Una tesi de l’UJI aborda la relació entre la neurociència i les ciències socials a partir de la neuroètica i la neuroeducació

La tesi presentada a la Universitat Jaume I per Daniel Pallarés Domínguez sobre el marc filosòfic d’estudi de la neuroètica i la neuroeducació, ha posat de manifest que les condicions sota les quals s’ha desenvolupat la relació entre neurociència i ciències socials no sempre ha produït una relació fructífera en benefici de l’estudi de la parcel·la moral de l’ésser humà. El progressiu interès de la neurociència en les ciències humanes ha produït un estudi més ampli de l’ésser humà, ara contemplant la seua dimensió neural. Malauradament, aquesta introducció del component neurocientífic no sempre s’ha donat d’una forma fluida, reflexiva i dialògica, i de vegades s’ha produït un intent de colonització de l’empíric sobre l’hermenèutic.
La proposta d’aquesta tesi resideix en l’estudi del marc de relació entre la neurociència i les ciències socials, especialment a partir de la neuroètica i la neuroeducació. La hipòtesi central és que aquest marc de relació, sota el nom de «neuroracionalitat», resulta insuficient per a una relació fructífera i, per tant, necessita ampliar els seus marges. La recerca assenyala que l’ampliació d’aquest marge de relació s’ha de fer seguint dues premisses: la interdisciplinarietat científica i les exigències de justícia universalitzables. Per a l’ampliació dels seus marges, és imprescindible incorporar una visió emergentista de la relació ment-cervell, redefinir el valor biològic de les emocions i abordar la relació entre gens i ambient des de l’epigènesi proactiva.
La tesi «Bases neuroéticas para la educación moral: una neurorracionalidad dialógica y práctica» va ser defensada a finals de juny, i va obtenir la qualificació d’excel·lent cum laude. La tesi ha sigut dirigida per la doctora Elsa González Esteban, professora del Departament de Filosofia i Sociologia de l’UJI. El tribunal internacional va estar conformat per la catedràtica Adela Cortina, de la Universitat de València; la investigadora del Human Brain Project europeu Kathinka Evers, de la Universitat d’Uppsala (Suècia), i Arleen Salles, de la Universitat de Buenos Aires.
Font: Servei de Comunicació i Publicacions de la Universitat Jaume I
Disponible en: http://www.uji.es/com/investigacio/arxiu/noticies/2016/7/tesis-neurociencia/

viernes, 10 de junio de 2016

A favor de la escuela pública

El otro día leí en la portada de una revista, con grandes titulares y entre signos de exclamación, que el conseller d’Educació defendía la escuela pública. Parece que el periodista se admiraba o se sorprendía de esta defensa, como si pudiera ser otra la obligación moral que tiene un representante público ante lo que es un derecho humano y una norma constitucional.
Si alguien creía que después de más de veinte años seguidos de un ataque sistemático a la escuela pública, esto iba a terminar en un par de meses estaba bien equivocado. La ofensiva que ahora están sufriendo nuestros gobernantes es feroz, alimentada por una clara instrumentalización electoralista y por el miedo a perder un negocio económico e ideológico que ve peligrar sus arcas y sus adoctrinamientos. ¡Si ya faltaba muy poco!, parecen decir las pancartas. Y así es: ya se había conseguido en muchos lugares que hubiera más alumnos en la privada que en la pública. ¿Qué pasará ahora? ¿Cómo podremos separar a nuestros hijos de los pobres, los excluidos y los emigrantes? Pocos lo dicen, muchos lo piensan.
Esta semana me entero que ha habido amenazas de muerte. No es bueno alimentar el odio, ni son buenas las emociones en la política, acaban descontrolándose y perjudicando a todos. En esta columna hemos insistido en la importancia y en el valor de la educación. No es posible educar en un colegio en la igualdad de mujeres y hombres y en el colegio vecino lo contrario. La educación privada debe pagarse con dinero privado, pero incluso así deben respetarse los mínimos de una ética cívica obligatoria para todos.
Domingo García-Marzá. El Periódico Mediterráneo. (10/06/2016)
El texto se puede consultar en la versión digital del Periódico Mediterráneo: 
http://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/contra/favor-escuela-publica_997731.html

viernes, 20 de mayo de 2016

El valor del trabajo

Consideramos el trabajo un bien que nos permite alcanzar aquello que queremos ser, es parte de nuestra vida. Sin embargo, nuestro lenguaraz presidente de la CEOE ha declarado esta semana que el “trabajo fijo y seguro es un concepto del siglo XIX”. En el siglo XXI, nos dice, el futuro del empleo habrá que “ganárselo todos los días”. Con lo que uno piensa que hasta ahora los trabajadores se habían dedicado a tocarse las narices.
Estas declaraciones se relacionan con otras famosas sentencias suyas como aquellas que pedían reformas que duelen pero curan; o cuando decía que había que pagar más impuestos y tener menos servicios; que mejor era trabajar un par de horas que no trabajar; que la incorporación de las mujeres al trabajo es la razón de nuestro alto nivel de desempleo, etc. Hoy sabemos quiénes han pagado impuestos, quiénes están sufriendo y quiénes se han llevado “fuera” los beneficios de estas medidas.
No, no es que este señor tenga la lengua suelta. Es una técnica muy antigua: repetir y repetir un mensaje hasta que cale hondo en nuestro ánimo y aprendamos a estar agradecidos por un salario que apenas permite a millones de personas salir de la precariedad y de la pobreza. Así hasta que entendamos que el valor del trabajo no depende de nuestra contribución a la generación de riqueza, sino de la misericordia de quien nos contrata.
La vida no es fácil, nos decía también su predecesor en el cargo, todo un ejemplo de trabajo serio y respetable. Pero la dificultad no es la misma cuando se ganan millones de euros al mes aprovechándose de los salarios miserables.
Domingo García-Marzá. El Periódico Mediterráneo. (20/05/2016)
El texto se puede consultar en la versión digital del Periódico Mediterráneo: 
http://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/contra/valor-trabajo_993687.html

sábado, 7 de mayo de 2016

Universidad pública, pero no para todos

Hemos vivido con la idea de que una universidad pública debe incluir a todas las personas que tengan motivación y voluntad para estudiar. Por eso nos indignamos al comprobar que muchas familias ya no pueden enviar a sus hijos a la universidad pública por no poder pagarla, que muchos estudiantes no se matriculan en un máster oficial por su excesivo coste. La razón, ya de por sí injusta, no radica en que los jóvenes deban trabajar para ayudar a la economía familiar, la mayoría están en paro, sino porque son caras. Mientras, las becas son cada vez menos y de menor cuantía. Si se pretende que a la universidad pública solo lleguen quienes tengan dinero, lo están consiguiendo. Fíjense solo en un dato que estos días aparece en los medios: el precio del grado en España es veinte veces más caro que en Alemania. Sí, han leído bien. La matrícula cuesta aquí, de media, 1.110 euros, en Alemania 50. Pero es que en Suecia, Noruega y Finlandia es gratis. Son países más avanzados que nosotros precisamente porque respetan y fomentan la igualdad de oportunidades, saben que solo así es posible progresar hacia una sociedad mejor, económica y socialmente hablando.
Mientras que solo a un banco hemos tenido que inyectarle más de 40.000 millones para arreglar sus chanchullos y desatinos, desde 2010 se han rebajado los presupuestos universitarios en 1.384 millones. Hagan números y verán como sí que es posible una universidad pública inclusiva, gratuita y de calidad, pero no se quiere. Algunos gobiernos tienen miedo de que nos quedemos sin mano de obra barata para el sector servicios. Así nos va.
Domingo García-Marzá. El Periódico Mediterráneo. (29/04/2016)
El texto se puede consultar en la versión digital del Periódico Mediterráneo: 
http://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/contra/universidad-publica-no-todos_989707.html