viernes, 19 de octubre de 2018

La profesora de la UJI Maria Medina-Vicent recibe el Premio de Doctorado de la Real Academia de Doctores de España 2018


La Real Academia de Doctores de España ha concedido el premio de Doctorado en Humanidades a la profesora de filosofía de la Universitat Jaume I Maria Medina-Vicent por su tesis titulada "Género y management en el marco neoliberal. Un análisis crítico para la emergencia de liderazgos feministas".


Maria Medina-Vicent es profesora del Departamento de Filosofía y Sociología de la Universitat Jaume I, ha ampliado estudios de Humanidades en la Universidad Nacional del Litoral (Santa Fe, Argentina) durante el curso 2012/2013 mediante la beca Fórmula Santander y ha profundizado sus conocimientos en ética empresarial realizando prácticas formativas en la Fundación ÉTNOR. El año 2014 recibió la beca predoctoral FPI-UJI para la formación del personal investigador de la universidad para trabajar el proyecto de tesis: El liderazgo femenino en el marco de la ética de los negocios y las organizaciones, dirigido por la doctora Sonia Reverter Bañón. Después, amplió su investigación en la Oxford Brookes University (United Kingdom) en el año 2016. Sus líneas de investigación se centran en la teoría política feminista, la ética económica y empresarial, los Critical Managment Studies y el liderazgo.

La tesis defendida dentro del Programa Interuniversitario en Ética y Democracia se caracteriza, tal como señalaron los miembros del tribunal internacional, por su carácter interdisciplinario e innovador, puesto que a lo largo de esta se construye un espacio de diálogo entre ética, filosofía, sociología, estudios del management y teoría feminista para llegar a una conclusión sobre la preeminencia de los intereses neoliberales en la conformación de un modelo de mujer líder que responda a principios esencialistas y excluyentes.

La idea principal que se desprende de esta tesis es que el modelo de mujer líder que se divulga a las profesionales a través de la conocida como literatura popular del management dirigida a mujeres, contiene un carácter esencialista que reproduce las dicotomías de género y el modelo racional del homo oeconomicus, lo que impide el desarrollo de una gestión empresarial ética. Así pues, se reflexiona sobre la posibilidad de articular principios de acción que estén basados en la perspectiva de género y que permiten repensar el espacio de las organizaciones hacia la consecución de la igualdad.
La tesis estuvo dirigida por la doctora Sonia Reverter-Bañón, profesora del Departamento de Filosofía y Sociología de la UJI. El tribunal internacional estuvo formato por el catedrático de Ética de la Universitat Jaume I, Domingo García-Marzá; la investigadora Irene Strazzeride la Universittà di Foggia (Italia), y el profesor Carlos Jesús Fernández Rodríguez, de la Universidad Autónoma de Madrid.

Enlace tesis doctoral:  https://www.tdx.cat/handle/10803/461177

Perfiles en redes sociales:
academia.edu
Twitter
Google Scholar
ResearchGate
ORCID 
ResearcherID
Scopus
Youtube

lunes, 1 de octubre de 2018


Publicado el nº23 de RECERCA. Revista de pensament i anàlisi

Acaba de publicarse el nº23 de la revista académica Recerca. Revista de Pensament i Anàlisi, una publicación del Departamento de Filosofía y Sociología de la Universitat Jaume I.

“Lecturas críticas de las nuevas propuestas de economía alternativa” es el título de este monográfico editado por los profesores J. Félix Lozano (Universtitat Politècnica de València), Emmanuel Raufflet (HEC-Montreal) y Elsa González-Esteban (Universitat Jaume I).

El monográfico aborda las propuestas, desarrolladas en las últimas décadas, que pretenden ofrecer alternativas a un sistema de mercado que favorece a los más aventajados e incrementa la desigualdad. El monográfico realiza un cuestionamiento del sistema capitalista de mercado actual de la mano de algunas de las propuestas alternativas más maduras tanto teórica como experimentalmente. Pero al mismo tiempo trata de mostrar con rigor y autocrítica sobre hasta qué punto estas nuevas propuestas son capaces de alcanzar a subvertir el orden económico establecido –por extendido- que genera un sistema medioambientalmente insostenible e injusto socialmente.


Les animamos a consultar el monográfico en la página web de la revista: http://www.e-revistes.uji.es/index.php/recerca/issue/archive


sábado, 26 de mayo de 2018

Ética y cumplimiento

 
El ministro Wert confirmó lo que ya sabíamos: las críticas a la universidad pública forman parte de una política sistemática de destrucción de lo público para convertirlo en un mercado, donde solo quienes más tienen pueden entrar. Pero le salió el tiro por la culata. Como indican todos los índices internacionales, y a pesar de los paupérrimos presupuestos, tenemos buenas universidades públicas.
Pero «buena» también tiene un sentido ético. Una buena universidad es aquella capaz de seguir unos valores, de autorregularse e introducir la transparencia y la participación como claves de su gobierno. Ya tenemos un código ético, ahora debemos elegir una comisión de ética en el claustro que se encargue de su seguimiento y control, formada por estudiantes, personal administrativo y profesorado, de forma paritaria y con idéntico poder.

Pero aún nos quedan dos piezas más para cumplir con las exigencias mínimas de una infraestructura ética. En primer lugar, una línea ética de alertas, sugerencias y denuncias que, de forma confidencial, permita la participación de todos en el seguimiento y cumplimiento del código ético, así como en la denuncia de malas prácticas. Y, por último, una memoria anual que informe a toda la sociedad de lo que hemos sido capaces de hacer. Por supuesto, siempre verificada externamente.

Con estos instrumentos de gestión nos dotamos de una base sólida para ser una buena universidad pública, una universidad responsable ante la sociedad. Una universidad de la que nos podamos sentir orgullosos.

Domingo García-Marzá. El Periódico Mediterráneo (26/05/2018). El texto se puede consultar en la página web: http://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/contra/etica-cumplimiento_1149144.html

viernes, 18 de mayo de 2018

Buen gobierno universitario

El caso Cifuentes y compañía ha puesto de manifiesto lo que ocurre cuando una institución pública se crea y se gestiona para el uso y disfrute de un gobierno y de su partido. Al final, la universidad ve mermada su credibilidad, los ciudadanos las condiciones de inclusión, igualdad y calidad que esperan de sus impuestos. Mientras unos no pueden pagar un máster, otros tienen el título sin hacerlo. Esta es la razón por la que debemos disponer de una infraestructura ética que potencie las buenas prácticas y sea capaz de prever y denunciar las malas. En nuestra Universidad Jaume I hemos avanzado en la definición de este andamiaje ético, en los mecanismos que deben garantizar un buen gobierno universitario.
En primer lugar, hemos aprobado un código ético donde encontramos los valores que deben orientar nuestras actuaciones y las conductas que debemos seguir. Estas normas afectan por igual a los tres estamentos que conforman la comunidad universitaria: estudiantes, personal de administración y profesorado. Por supuesto, las primeras conductas se dirigen al gobierno universitario, estando la ejemplaridad a la cabeza de las mismas, seguidas de la transparencia y la participación. Esta es nuestra idea de un buen gobierno. Alguien puede pensar, y con razón, que la lengua no tiene hueso, que es muy fácil decir una cosa y hacer otra. Pues bien, sepan que somos la única universidad de España que tiene un sistema para controlar el cumplimiento de este código ético. Responsabilidad implica autorregulación. La próxima semana les cuento cómo lo hacemos.
Domingo García-Marzá. El Periódico Mediterráneo (11/05/2018). El texto se puede consultar en la página web: http://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/contra/buen-gobierno-universitario_1147655.html

viernes, 11 de mayo de 2018

Justicia 4.0


La justificación que estos días más escuchamos acerca de la nefasta sentencia de la Manada es que no tenían más remedio, que el código penal constriñe y obliga a dictar este tipo de sentencias. Sin embargo y, por una vez, coincido con el ministro de justicia en que no es un tema de código penal sino de código mental. De sensibilidad, que queda más fino. La aplicación del código penal no es un asunto mecánico, neutral, matemático. Los jueces cuando aplican la ley hacen su propia interpretación y, por lo tanto valoración, de cuáles fueron las circunstancia, de cómo se produjeron los hechos, de qué atenuantes o eximentes existieron, etc. Si no fuera así, deberían temblar los jueces porque en una economía 4.0 se quedarían sin trabajo, pues sería muy fácil crear un algoritmo que los reemplazara. Esto es, una fórmula matemática que introduciendo las premisas dictaría, incuestionablemente, la sentencia. Vamos, bastaría con apretar un botón del teclado o echar una moneda en la ranura.

Fíjense si tengo razón que, delante del escándalo, van a recuperar una comisión de expertos --que estaba formada por veinte varones y ahora será paritaria-- para dilucidar que lo que están interpretando es pasividad, jolgorio y regocijo o sufrimiento, dolor y miedo. Las críticas ante tal despropósito han hecho recular la propuesta y ahora permiten que un par de expertas dejen el cubo y la fregona y puedan opinar. Efectivamente, les hace falta mucha formación sobre qué significa vulnerabilidad y, en especial, qué implica la igual dignidad de las personas. No se deslegitima el derecho por las críticas sino al revés, se crítica al derecho por su falta de legitimidad.



Domingo García-Marzá. El Periódico Mediterráneo (11/05/2018). El texto se puede consultar en la página web: http://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/contra/justicia-4-0_1146187.html